martes, 6 de mayo de 2014

respuesta al CEIP por Circular Nº 20


MEMORANDO N° 14.14 

DE: Mesa Permanente de ATD

PARA: CEIP

ASUNTO:  Circular Nº 20
                  
FECHA:   30 de abril de 2014


La Mesa Permanente de ATD de Primaria en el marco de sus facultades previstas en el Art. 17 del Reglamento que regula su funcionamiento, en tanto deben “cumplir las tareas específicas que le cometiere a la asamblea, oficiando de interlocutor con el CODICEN o el respectivo desconcentrado”, atendiendo a lo dispuesto (Art.1 y 3) como “órganos deliberantes con facultades de iniciativa y funciones consultivas en los problemas técnico-pedagógicos de la rama respectiva y en tema de educación general”. “Las Asambleas de Docentes podrán:
-3.1. Emitir opinión en todas aquellas cuestiones de índole técnico-pedagógico o en temas de educación que el Consejo Directivo Central o cada Consejo desconcentrado les sometan a consulta.
-3.2. Ejercer iniciativa como órganos de asesoramiento en los problemas técnico-pedagógicos de la rama respectiva y en temas de educación general.
-3.3. Pedir a los Consejos respectivos los datos e informes que estimen necesarios para el cumplimiento de sus cometidos.”
Atento a lo expuesto anteriormente y frente a la lectura reflexiva y comprometida de la Circular N°20 de ese Consejo de fecha 27 de marzo de 2014, en el marco de los valores y principios que sustentan la Ley de Educación N°18437, que invisten de carácter normativo los documentos emanados de Inspección Técnica, expresa:
·         se advierte un desconocimiento y subestimación de la profesionalidad de los maestros, no valorando la práctica profesional de los docentes en el marco de su autonomía técnica y en el respeto por la libertad de cátedra.
·         la contraposición a lo expresado y vastamente desarrollado en el marco conceptual que orienta el Programa Escolar.
·         las orientaciones divergentes con los documentos y bibliografía aportados en los recientes cursos de Inspectores desarrollados en el IPES para más de setecientos inspectores y directores que conforman el escalafón jerárquico del desconcentrado.
·         el marco conceptual que sostiene el mencionado documento hace referencia a los aportes de la filósofa española Adela Cortina, cuya principal trayectoria académica está vinculada al campo empresarial, especialmente a la responsabilidad social que debe enmarcar la actividad comercial y de mercado de los empresarios de las grandes corporaciones.  
A partir de los conceptos desarrollados en la circular mencionada respecto al rol de inspector, se advierte con preocupación que las orientaciones teóricas que se reflejan en dicha circular pertenecen a corrientes de pensamiento, especialmente de la línea tecnicista, que contradicen los conceptos de Hombre, Ciudadano y Educación que emanan del marco filosófico y antropológico de la Ley N°18437 y el Programa Escolar.
La centralidad brindada al concepto del “control” en la Circ. N°20, no refleja el espíritu de cultura colaborativa, de horizontalidad en el análisis de las situaciones para la toma de decisiones, y de trabajo en equipo que debe orientar la supervisión en el Sistema Educativo. Se podría decir que se trata de la imposición en cascada del poder.
La ATD ha producido vastos documentos que abordan la necesidad de construir un cambio en el vínculo entre la Escuela y el Sistema que enmarca su accionar, desde el respeto en forma situada a las características de los centros y la identidad de los colectivos. En esta línea fue desarrollado el tema de la supervisión colaborativa por parte de quienes tuvieron a su cargo el desarrollo de los módulos de supervisión del reciente curso de Inspectores realizado durante el año 2013-2014 en el IPES. En este mismo sentido se han desarrollado las ponencias de autores actuales, provenientes de la corriente de la Pedagogía Crítica, que inspiran y dan sentido al ideal de Hombre, Ciudadano y Educación que se pretende desarrollar de cara al desafiante e incierto Siglo XXI.
Cualquiera sea el rol que el docente desempeñe: maestro de aula, director o inspector, se hace acuerdo con Bernard Charlot (2012) en cuanto plantea que “se hace imprescindible un docente que aliente, con entusiasmo de vida, placer de enseñar, disfrute de la infancia, pasión por el saber, que contagie el entorno. Un docente que habilite un diálogo auténtico, crítico con licencia para ser criticado sin sentirse agraviado en su oficio.”
Silvina Gvirtz (2009) plantea que ser supervisor “supone en transformarse en un aliado estratégico de la conducción, aliado equidistante del mero control persecutorio y también de la complicidad de que todo está bien.”
Blejmar expresa: “el supervisor debe ser un facilitador organizacional, lo que implica que puede situarse detrás del directivo, para sostenerlo, estimularlo y contenerlo; al costado para acompañarlo; tal vez arriba, cuando tenga que orientarlo o incluso observarlo; pero nunca delante. Un buen supervisor es aquel al que se lo reconoce por sus efectos en la tarea y el proyecto, no por ocupar el escenario.”
El espacio de supervisión es importante que se diseñe como un lugar de articulación entre la teoría pedagógica y la práctica educativa en territorio, entre hacer y pensar teniendo en cuenta que pensar es hacer, siempre planteado en un trabajo colaborativo, horizontal y de reconocimiento y respeto por la profesionalidad mutua entre los diferentes autores del “hacer escuela”. Desde los colectivos docentes de las escuelas reunidos en ATD se solicita un cambio en el rol que el Inspector desempeña. Se considera que éste debe ser mediador de procesos, articulador entre el Sistema y la Escuela, colaborativo y generoso desde su saber pedagógico para empáticamente sostener y acompañar la tarea de los docentes, niños y comunidad que habitan las escuelas, organizaciones complejas ganadas por la incertidumbre que la sociedad actual atraviesa.
Se comparte lo planteado por UNICEF en “Autoevaluación de la calidad educativa en escuelas primarias”, edición 2011, pág 26 : “El rol de los supervisores y las supervisoras será de acompañamiento y apoyo y no de control o sanción ...”
Simplificar la tarea, priorizando en la acción del inspector el control,   deshumaniza la función en tiempos en los que se hace imprescindible una escuela que humanice, enseñe y viva en valores de convivencia, justicia, respeto por todos los autores y actores del hecho educativo. Además impide, obstaculiza y pone trabas a la reflexión entre los docentes de cada escuela sobre la enseñanza y el aprendizaje para convertirse en profesionales tomadores de decisiones y no meros ejecutores de lo pensado y planificado por otros(s).
La ATD entiende que existe un corpus de conocimiento pedagógico, con aportes de las diversas disciplinas que contribuyen al análisis de las variables que inciden en el hecho pedagógico que enmarca de forma  situada la gestión de las Instituciones Escolares.
Consideramos que el contenido de la Circular Nº 20 confunde, al decir de Graciela Frigerio (1998), calidad educativa y calidad de vida: “suponer que se puede construir calidad educativa independientemente de la calidad de vida es una ingenuidad comparable a la de suponer que se puede construir calidad para todos, en épocas del darwinismo social. La calidad educativa requiere la solidaridad de las políticas sociales y la solidaridad interinstitucional. Ambas son contradictorias con las leyes del mercado, el individualismo y el sectorialismo”.
Sostener que curriculum crítico y políticas educativas neoliberales pueden ir juntas, no hace más que demostrar que estas últimas han sido elaboradas desde un escritorio lejos de los contextos educativos y de las opiniones docentes. Implica, sin lugar a dudas, un retroceso ideológico en épocas de progresismo político.
Esto contribuye a generar más malestar docente y a alejar cada vez más a los maestros de las escuelas y a los estudiantes de magisterio de las aulas.
La ATD apuesta, en el marco de sus resoluciones, a la construcción de una Escuela Pública comprometida en su hacer, respetuosa de los Derechos Humanos, la Libertad y la Justicia, transformadora de la sociedad, emancipadora, que valore el desarrollo de cada una de las personas en su dimensión individual y colectiva. Para ello, todos los docentes que desempeñan tareas deben hacer acuerdo en los ideales democráticos, que sostienen los principales documentos que orientan la gestión del Sistema, eludiendo los diagnósticos fáciles, provenientes de quienes analizan la economía de mercado, y reducen la práctica pedagógica a un simple ejercicio de control, sumas y resultados.

Por Mesa Permanente de ATD


Raquel Bruschera    Teresita Rey     Elena Zabala    Jorge Bertolino

Gabriela Arbeleche      Maider García     Cristina Figueredo







Respuesta a Circulares Nº 21 y Nº 22


MEMORANDO N° 15.14 

DE: Mesa Permanente de ATD

PARA: CEIP

ASUNTO:  Respuesta a Circulares Nº 21 y Nº 22
                  
FECHA:   30 de abril de 2014


La Mesa Permanente de ATD de Primaria en el marco de sus facultades previstas en el Art. 17 del Reglamento que regula su funcionamiento, en tanto deben “cumplir las tareas específicas que le cometiere a la asamblea, oficiando de interlocutor con el CODICEN o el respectivo desconcentrado”, atendiendo a lo dispuesto (Art.1 y 3) como “órganos deliberantes con facultades de iniciativa y funciones consultivas en los problemas técnico-pedagógicos de la rama respectiva y en tema de educación general”. “Las Asambleas de Docentes podrán:
-3.1. Emitir opinión en todas aquellas cuestiones de índole técnico-pedagógico o en temas de educación que el Consejo Directivo Central o cada Consejo desconcentrado les sometan a consulta.
-3.2. Ejercer iniciativa como órganos de asesoramiento en los problemas técnico-pedagógicos de la rama respectiva y en temas de educación general.
-3.3. Pedir a los Consejos respectivos los datos e informes que estimen necesarios para el cumplimiento de sus cometidos.”
Atento a lo expuesto anteriormente y frente a la lectura reflexiva y comprometida de las Circulares N°21 y Nº22 de ese Consejo de fecha 27 de marzo de 2014 que toman como eje central la consideración del tema Evaluación, en sus diversas modalidades, en el marco de los valores y principios que sustentan la Ley de Educación N°18437, que invisten de carácter normativo los documentos emanados de Inspección Técnica, expresa:

·         se advierte un desconocimiento y subestimación de la profesionalidad de los maestros, no valorando la práctica profesional de los docentes en el marco de su autonomía técnica y en el respeto por la libertad de cátedra.

·         la contraposición a lo expresado y vastamente desarrollado en el marco conceptual que orienta el Programa Escolar, en el cual se fundamenta la enseñanza orientada por objetivos, desarrollada por contenidos y la evaluación de conceptos, frente a la evaluación propuesta en las mencionadas circulares que orienta la enseñanza por competencias, determinando como “evaluación formativa”, la evaluación en línea, a la cual se pretende dar el alcance de evaluación general, aplicada por cualquier integrante del colectivo docente de la escuela. Transcribimos a continuación resoluciones de ATD  que explicitan claramente la opinión fundada de los maestros: “seleccionar, distribuir y evaluar conocimientos es una de las funciones de la escuela. Tener presente que la evaluación escolar constituye una de las funciones políticas de la escuela que nos obliga a tomar posición frente al problema desde una perspectiva didáctica, ética y colectiva. Por lo tanto requiere, respeto al individuo, responsabilidad compartida y la participación en la toma de decisiones.”

·         esgrimir como fundamento pedagógico “el derecho del niño y su familia a acceder a una buena educación para la cual es imprescindible la evaluación”(Circ. Nº22) desde la perspectiva de la ATD, evidencia desconocimiento por parte de Inspección Técnica, de los procesos evaluatorios que se desarrollan en las aulas en forma permanente, ya que el maestro como profesional recurre a la herramienta de la evaluación como un componente más de su planificación, incluyendo todas las áreas del conocimiento, apostando al desarrollo holístico de los educandos.

·         la ATD (2011) al analizar documentos oficiales  sobre “Evaluación en Línea” en los que,  referido a ¿qué evaluamos?,  se explicita “la información producida por las evaluaciones del sistema hasta el momento, está solamente disponible para un limitado número de disciplinas curriculares: Lengua, Matemática y Ciencias Naturales. Esta selección no ha sido ingenua ya que responde a una necesidad de acotar las áreas a evaluar en función de estar limitados por recursos tanto técnicos como financieros que nos imposibilitan de momento diseñar una evaluación que tienda a la obtención de información acerca de la totalidad de las disciplinas consideradas a nivel curricular. Decimos que no es ingenua en el sentido de que las limitaciones a las que aludimos hacen necesaria la selección y jerarquización de unas disciplinas sobre otras, de aquellas que son consideradas y de aquellas que de momento no se han tenido en cuenta. Evidentemente la selección de las mismas no se debe a que unas sean más importantes que otras, sino a motivos que tienen que ver con su funcionalidad, en función de su importancia como disciplinas transversales y atendiendo al desarrollo de técnicas de evaluación macro cuya experiencia a nivel mundial se centra fundamentalmente en estas asignaturas”. La ATD plantea que además de los aspectos financieros y técnicos mencionados, cabe pensar que la “no ingenuidad” obedece al interés de promover esas áreas o disciplinas porque las empresas, el mercado y las necesidades de desarrollo económico, necesitan que los futuros trabajadores tengan la capacitación necesaria que se requiere.

·         dado el conocimiento de la realidad educativa del país, la Mesa Permanente advierte que está en conocimiento que no es lo mismo el 82% de las escuelas, que el 82% de los alumnos. El porcentaje de niños evaluados a través de la propuesta en línea no sobrepasa el entorno del 65% de los alumnos del ámbito público y privado.

A partir de los conceptos desarrollados en las circulares mencionadas respecto a la evaluación, se advierte con preocupación que las orientaciones teóricas que se reflejan en dichas circulares pertenecen a corrientes de pensamiento, especialmente de la línea tecnicista, que contradicen los conceptos de Hombre, Ciudadano y Educación que emanan del marco filosófico y antropológico de la Ley N°18437 y el Programa Escolar, lo que implica un franco retroceso ideológico.

El término competencias nos retrotrae a las décadas de los 80 y 90 en las cuales el paradigma economicista y de educar para la sociedad de mercado eran los que regulaban todas las decisiones a nivel político y por tanto educativo. Asimismo decir que la evaluación en línea es evaluación formativa, es desconocer el carácter situado de la evaluación formativa, con resultados que no pueden ser generalizables, ya que responden a una realidad determinada donde inciden diferentes variables.

La ATD ha producido vastos documentos que abordan la necesidad de construir un cambio en el vínculo entre la Escuela y el Sistema que enmarca su accionar, desde el respeto en forma situada a las características de los centros y la identidad de los colectivos. En este mismo sentido se han desarrollado las ponencias de autores actuales respecto al tema evaluación, provenientes de la corriente de la Pedagogía Crítica, que inspiran y dan sentido al ideal de Hombre, Ciudadano y Educación que se pretende desarrollar de cara al desafiante e incierto Siglo XXI.

Otra imagen notoria en este retroceso ideológico lo brinda la opción de las pruebas online, donde se busca la evaluación de las competencias a través de un resultado, disfrazándolas de ser formativas. Las pruebas formativas, tal como lo plantea José Gimeno Sacristán “tienen la misión de indicar al alumno, por un lado, su situación en el proceso de aprendizaje y, por el otro, para que el profesor o quien guíe al alumno tome conciencia de cómo discurre el proceso de enseñanza aprendizaje y pueda ser reconducido… es una evaluación exigente, no por los instrumentos que utiliza, sino porque hace de la evaluación un proceso reflexivo de investigación en la acción para profesores y profesoras”….” En educación también tenemos nuestras particulares agencias de rating tipo Moodys. Las evaluaciones externas que, en nuestro caso, se realizan promovidas por administraciones desde fuera, aplicando pruebas que valoran al alumnado en una serie de indicadores, cumpliendo determinadas funciones y tienen también efectos secundarios no fáciles de controlar, aunque en la realidad es que dichas administraciones son las que las promueven y las patrocinan, condición por la cual nunca son objeto de evaluación.”  
Tomando en cuenta la fundamentación teórica del SEA (2014), hacemos acuerdo en que la evaluación en línea es “una innovación en materia de evaluación educativa” pero, la misma se impone a las instituciones y, como todo lo que se impone, no se siente como propio o válido. A su vez, nos retrotrae a la época del conductismo donde las respuestas se buscaban más  por ensayo y error que poniendo en juego los procesos.
Se dice que “Instala a nivel nacional un referente conceptual común”. Desde ATD el único referente que consideramos válido es el contexto de las instituciones y el Programa de Educación Inicial y Primaria” del año 2008, elaborado por todo el colectivo docente.
Se plantea que “una de las ideas medulares reside en generar instancias de reflexión docente, a nivel aula e institución, utilizando como base sus instrumentos de evaluación”; la ATD Nacional ha solicitado durante años 10 horas semanales dentro de la carga horaria docente para la reflexión, investigación y producción de los colectivos docentes. La mayoría de las Escuelas y Jardines del país no cuentan con ningún espacio colectivo, se ofrecen para esta instancia 4 horas de sala docente, paga, no obligatoria y fuera del horario escolar. Esta oferta por sí sola alcanza para demostrar que la importancia de tales espacios de reflexión solamente importa en el discurso, ya que desde la Inspección Técnica se destinan salas para el abordaje del análisis de la Evaluación en Línea y otros temas  prescriptivamente, desconociendo la autonomía institucional y profesional de cada centro. Cada institución debiera poder determinar en forma situada los temas a desarrollar en cada sala docente, para que el propósito de mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje se efectivice.
Es pedagógica y didácticamente poco creíble que una evaluación en línea pueda “ favorecer discusiones pedagógicas centradas en lo que deben poner en juego los estudiantes a los efectos de resolver cada una de las actividades, más que en el resultado eventual obtenido en una prueba concreta”. Este proceso solo lo descubre el docente a lo largo del ciclo escolar, trabajando con el niño, analizando sus producciones, escuchando sus respuestas, viendo sus reacciones. Pensar que se puede reflexionar en base a una respuesta dada a una máquina en un momento preparado para ello, sobre los procesos de los alumnos, es pedagógicamente equivocado.
Se fundamenta el valor de las pruebas en la “articulación de distintas miradas sobre las pruebas desarrolladas”, sin aclarar que la mirada fundamental, la de los colectivos docentes, no existe..
Cuando prima la evaluación del afuera, sobre la evaluación institucional, se genera desconfianza y en pos de las leyes del mercado donde si se invierte, se tiene que demostrar un producto o resultado. Rancière nos dice “Los únicos insensatos son los que tienden a la desigualdad y a la dominación, los que quieren tener la razón. La razón empieza allí donde cesan los discursos ordenados con el objetivo de tener razón, allí donde se reconoce la igualdad: no una igualdad decretada por la ley o la fuerza, no una igualdad recibida pasivamente, sino una igualdad en acto, comprobada a cada paso por estos caminantes que, en su atención constante a ellos mismos y en su revolución sin fin en torno a la verdad, encuentran las frases apropiadas para hacerse comprender por los otros”. Esos caminantes son los que no tienen voz en estas políticas impuestas: los maestros en las escuelas.

Por Mesa Permanente

Raquel Bruschera     Teresita Rey     Elena Zabala     Jorge Bertolino  
Gabriela Arbeleche     Maider García     Cristina Figueredo

martes, 17 de diciembre de 2013

LLAMADO MAESTRO ADSCRIPTO

17-12-2013 | Inspecciones Departamentales
Las Inspecciones Departamentales de Montevideo Este, Oeste y Centro convocan a Maestros de sus Jurisdicciones para ocupar un cargo de Maestro Adscripto en carácter Interino (40 hs), en las Inspecciones Departamentales.
Requisitos:
• Ser Maestro efectivo en la Jurisdicción.
• Calificación Superior a 91 puntos.
• Formación probada en sistemas informáticos (Office)
• Presentación de Carpeta de Méritos
Inscripciones: Del 23 al 27 de diciembre de 2013, en el horario de 08:30 a 13:30 hs en las Inspección Departamentales correspondientes a su efectividad.
Selección: Se efectuará en base a la Carpeta de Méritos y entrevista posterior, para la que se citará telefónicamente.
13-12-2013 | Inspección Técnica

martes, 10 de diciembre de 2013

GUÍA PARA SEGUNDA ATD POR ESCUELAS.

                         SEGUNDA ATD POR ESCUELA

A PARTIR DEL DÍA VIERNES COLGAREMOS LA GUÍA PARA LA SEGUNDA ATD POR ESCUELAS. 
NO LLEGARÁ A LAS ESCUELAS EN FORMATO PAPEL, SÍ EN FORMATO ELECTRÓNICO. SERÁ DISTRIBUIDAS A TRAVÉS DE LOS CTE, DESDE CADA INSPECCIÓN DEPARTAMENTAL.
RECUERDEN QUE LAS ACTAS DEBEN SER FIRMADAS POR TODOS LOS PRESENTES PARA SER VALIDADAS. LAS ESCUELAS QUE NO SON DE MONTEVIDEO DEBEN ENVIARLAS A LA INSPECCIÓN DEPARTAMENTAL.
EN MONTEVIDEO SE ENTREGAN EN LA OFICINA DE ATD.

ATD Nacional 2013